Syd Jarsønn es un embaucador que se ha logrado hacer de un importante poder económico y social. Su seguridad se tambalea, cuando un viejo diario suyo se revela a los medios donde se cuenta de su relación íntima con una importante figura política: El Primer Ministro, Edward de Burgh.

Edward empieza a ver su carrera y posición caer hasta que lo inculpan de un crimen que no cometió y que lo manda a prisión.

Sayed “Syd” Jarsønn entra en conflicto con sus sentimientos hacia Edward a quien todavía ama y teme, pero Edward empieza a desarrollar un odio profundo hacia él.

Y el Perdón no es opción.